Mérida: (924) 59 11 59 / Almendralejo: (924) 66 40 02 / Arroyo de San Serván: (924) 34 22 91

Beneficios y riesgos de mascar chicle

MPDental_Beneficios_Mascar_Chicle

Beneficios y riesgos de mascar chicle

25 junio, 2015
|
0 comments
|

Si bien es cierto que siempre decimos a nuestros hijos cómo el consumo masivo de golosinas es perjudicial para sus dientes, es cierto que el chicle sin azúcar puede producir ciertos beneficios en su salud bucal.

Al efectuar el acto de mascar, los chicles sin azúcar fomentan la producción de saliva la cual neutraliza la acidez. Eso sí, desde MPDental recomendamos no hacerlo de forma continuada ya que puede provocar sobrecarga muscular en nuestras mandíbulas.

Además de estimular la producción de saliva, mascando chicle liberamos la tensión y refrescamos nuestro aliento; la saliva neutraliza la acidez que se produce sobre la superficie de nuestros dientes como consecuencia de la producción de ácidos por el metabolismo bacteriano. Por otro lado, y a pesar de que durante mucho tiempo se habló del efecto preventivo del xylitol, su evidencia es extremadamente baja y solo usándolo de manera muy frecuente (cerca de las 5 veces al día) con un contenido de 1 gramo por chicle.

Otro beneficio que conocemos del momento en que mascamos chicle no azucarado, es que se produce una “acción de barrido” sobre la superficie de nuestra boca lo cual ayuda a controlar y reducir la placa bacteriana. Por supuesto, no es sustitutiva del mismo efecto que produce un correcto cepillado de dientes que es la recomendación principal que os hacemos los profesionales. Relacionado con el tema de la higiene bucal, queremos dejar constancia en este punto que no está demostrado a ciencia cierta el hecho de que los chicles sean positivos para frenar la halitosis otorgando, en ralidad, un efecto de enmascaramiento sin aportar solución real.

Por último, según estudios, mascar chicle de manera controlada sirve de ayuda para relajar la articulación temporo-mandibular, aunque no hay que hacerlo de manera continuada ya que, entonces, lograremos el efecto contrario sobrecargando los músculos de la mandíbula tal y como comentábamos al principio de nuestro artículo.